RESUMEN

Las frutas tropicales son el tercer grupo de frutas más valioso a nivel mundial, detrás de las bananas y manzanas. América Latina y el Caribe, regiones en donde son principalmente cultivadas por pequeños agricultores, están bien posicionados para beneficiarse del incremento en la demanda internacional de fruta fresca y sus derivados, que están creciendo a un ritmo similar.

La fruticultura es una actividad económica de importancia creciente en Colombia, Ecuador y Perú de la que dependen muchos agricultores familiares para su subsistencia.

El proyecto “Productividad y Competitividad Frutícola Andina”, que se desarrolla en esos tres países Andinos, busca incrementar la productividad y competitividad de las cadenas frutícolas del aguacate, las pasifloráceas y los cítricos mediante acciones coordinadas entre productores, transformadores, comercializadores, instituciones académicas y de formación para implementar tecnologías sostenibles de adaptación al cambio climático, y mejorar la calidad y vida útil de frutas frescas o sus derivados.

La moderación en el uso de agroquímicos, el manejo integrado de la fertilidad del suelo, una mejor gestión del agua, la captura de carbono, la agregación de valor a las frutas y sus residuos son algunos de los temas en los que el proyecto está contribuyendo al crecimiento sostenible del sector en la región.